Declaración de las Iglesias Históricas de Paz a todas las Iglesias


IGLESIAS HISTÓRICAS DE PAZ – SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA – 27 DE NOVEMBRE-2 DE DICIEMBRE DE 2010

[id=428406 options[theme]=sidebar3 tag_id=latest title=friendshipnet]

CARTA DE SANTO DOMINGO A TODAS LAS IGLESIAS

Santo Domingo

Santo Domingo

A  TODOS Y TODAS QUIENES ESTÁN CON NOSOTRAS Y NOSOTROS en el compromiso de trabajar para superar la violencia:

  1. Nosotras y nosotros, setenta y cuatro personas representantes de las Iglesias Históricas de Paz (Menonitas, Sociedad de Amigos y Hermandad) procedentes de 18 países del sur, centro y norte de América, y el Caribe, así como de diferentes culturas, nos hemos reunido en Santo Domingo, República Dominicana, del 27 de Noviembre al 2 de diciembre bajo el lema “hambre de paz, rostros, caminos, culturas” para compartir experiencias, esfuerzos y testimonios de paz en y desde diferentes contextos, con sus dolores y dichas, haciendo memoria de aquellos y aquellas que han dado sus vidas en la búsqueda y construcción de la paz con justicia, dentro del marco ecuménico de la década para superar la violencia 2001-2010-Iglesias buscando reconciliación y paz y como parte activa de un proceso que desembocará en Kingston 2011, sintiendo la ausencia de los hermanos y hermanas de Cuba por dificultades en sus trámites. Estamos agradecidos por la hospitalidad de nuestras hermanas y hermanos de República Dominicana,  quienes con su amor, sencillez y alegría nos brindaron el mejor ambiente para realizar el trabajo de estos días.
  2. Hemos realizado análisis de las realidades de nuestros respectivos contextos reconociendo el pasado y presente de violencia de la que han sido objeto nuestros pueblos a través de otros pueblos poderosos, que han sembrado ideologías, sistemas económicos, políticos, sociales y religiosos que han traído tristezas, dolores y angustias en nuestras vidas. También hemos reconocido la violencia que existe en nuestras familias, iglesias y sociedades, como expresión de nuestras luchas por el poder.
  3. Hemos realizado reflexiones bíblicas, teológicas y eclesiológicas a partir de nuestras realidades desde las tres tradiciones de fe de las Iglesias Históricas de Paz, donde afirmamos nuestro compromiso y anhelo porque el reino de paz venga, dar nuestras vidas por los y las demás así como a cumplir con la voluntad de Dios de que seamos instrumentos de reconciliación en un mundo en conflicto. Hemos reconocido la importancia de la teología de paz, la luz interior que hay en cada individuo, el papel de las mujeres y el papel de la comunidad hermenéutica en la construcción de la paz.
  4. Hemos escuchado una diversidad de experiencias, iniciativas y proyectos de construcción de  paz de congregaciones locales y convenciones eclesiales de cada país, en sociedades con otras iglesias e instituciones gubernamentales y no gubernamentales, así como testimonios personales, que nos inspiran y generan confianza de que un mundo mejor, y donde todos y todas seamos visibilizados, es posible.
  5. Hemos reconocido que aunque la violencia nos afecta, las más víctimas de ella son las poblaciones en situaciones de mayor vulnerabilidad. Hemos compartido que nuestros esfuerzos,  iniciativas y proyectos de paz se han dedicado al acompañamiento de niños y niñas, jóvenes adolescentes, mujeres, familias, migrantes, personas privadas de la libertad, escuelas y víctimas de la guerra. De ahí que nuestras temáticas se relacionan en el trabajo para superar el racismo, la intolerancia, la discriminación, la violencia urbana, el pandillerismo, la migración forzada, la  violencia doméstica, el abuso infantil, la violencia contra la mujer, la violencia de género, el deterioro del medio ambiente y con la documentación del sufrimiento y esperanza de víctimas de la guerra.
  6. Nuestras experiencias compartidas están atravesadas, de manera implícita, por temas como equidad de género, ecumenismo, diálogo y cooperación interreligiosa, relación iglesia-estado, lucha contra la discriminación étnica, cultural y racial. También reconocemos que aún hay temas en los que debemos trabajar más como cuidado del medio ambiente, equidad e identidad de género y orientación sexual y que varias de nuestras iglesias aún no se sienten listas para abordarlos.
  7. Nos preocupa la guerra que hay en Colombia por más de cuarenta años, las relaciones entre haitianos y dominicanos y la tensión entre Nicaragua y Costa Rica. Por eso nos comprometemos en continuar orando por la reconciliación en cada país, en seguir fomentando las relaciones entre nuestras iglesias latinoamericanas y en buscar el apoyo de las iglesias de todo el mundo para presionar a los gobiernos para que cesen sus políticas armamentistas y la violación de derechos  humanos, entre otros.
  8. Nos solidarizamos con nuestros hermanos y hermanas de Chile que sufren las consecuencias del terremoto así como con los hermanos y hermanas de Haití en su difícil situación como consecuencia de los desastres naturales y la epidemia de cólera. Buscaremos formas de apoyarlos en sus procesos de restauración y sanidad a través de nuestras iglesias o entidades con sede allí, tal como lo hicieron los hermanos dominicanos.

    Paz

    Paz

  9. Sabemos que no todo lo podemos hacer desde nuestras iglesias o proyectos pero vemos importante “buscar el bienestar de la ciudad” (Jer 29:7). Por eso nos queda el desafío que los miembros de las iglesias históricas de paz puedan participar en el proceso de construcción de políticas públicas en sus respectivos contextos, con estrategias y acciones efectivas que permitan lograr el bienestar de toda la sociedad.
  10. Nos comprometemos a seguir animándonos mutuamente en la construcción de la paz, en trabajar hacia el interior de nuestras familias y de nuestras iglesias para fortalecernos como instrumentos de paz por medio de compartir nuestras mesas, servirnos los unos y las unas a los otros y otras, conocernos mutuamente, crear grupos de intercambio en cada país, identificar los programas de paz en América Latina para capacitarnos, ayudar a sanar a los que están en dolor y buscar que la paz se mantenga.
  11. Soñamos con que las semillas de la paz sean sembradas en nuestros hogares, cual tierra fértil, y que los frutos de ella nos conviertan en sus instrumentos. Deseamos estar juntas como Iglesias Históricas de Paz, aprender más sobre cada una de nosotras, comprendernos y formar una gran red de hacedores y hacedoras de paz. Sabemos que el trabajo es arduo y que aún hay mucho por hacer, pero también sentimos regocijo en hacerlo pues estamos convencidos de que esta es nuestra vocación como cristianos y cristianas, inspirados en Cristo quien hace que nuestros corazones ardan y que nuestras acciones se concreten. Soñamos con permitir que el Espíritu de Dios trabaje en nosotros y nosotras. Soñamos con tener mentes abiertas para romper paradigmas denominacionales que nos limitan en la construcción de la paz. Soñamos que al final de la década aunque no hayamos superado la violencia sí habremos plantado semillas de paz. Anhelamos que los vientos de paz sentidos en este encuentro nos despierten y que la paz sea dada a luz.
  12. Hemos dado testimonio en esa parte del mundo de ser un pueblo con vocación de paz compartiendo nuestros aprendizajes en esta conferencia así como a personas e iglesias de Santo Domingo.
  13. Invitamos a todas las iglesias de América Latina y de todo el mundo a que se junten a este movimiento para superar la violencia y rechazar toda posibilidad de  guerra justa.
Paz

Paz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 802 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: