DIOS CON NOSOTROS: TESTIMONIOS DE ESPERANZA EN AMERICA LATINA


 

 

 

 

 

 

 

 

Lausana

 

 

 

Este sábado tuvimos una Sesión de Diálogo muy interesante desde varios puntos de vista. Primero, porque el tema nos convocaba a los latinos. Segundo, porque los latinos confiábamos que podríamos escuchar y dialogar en nuestro idioma español (lo cual fue muy limitado durante el Congreso). Tercero, porque en medio de todo lo vivido, el tema y lo que vivimos a diario en nuestros países, nos daba esperanza.

Fue muy interesante como inició Ruth Padilla DeBorst la sesión. Mencionó algo que captó mi atención. Ella dijo:

“Un joven de 17 años en América Latina tiene más probabilidades de ser asesinado que uno en Inglaterra.”

Digo que llamó mi atención, pues prácticamente ya estamos acostumbrados (aunque esto no debiera ser así) a que nuestros jóvenes sufran por esto. Sin embargo, también me confrontó y me llevó a pensar cuánto estamos haciendo para que esto cambie.

Durante la sesión, se presentaron dos testimonios de situaciones diferentes. Sin embargo, quiero compartir aquí lo presentado por el hno. Mario Vega, pastor en El Salvador.

Él comenzó compartiendo la situación que se vive en su país. Nos dijo que en El Salvador hay mucha violencia social. Es normal el reclutamiento de jóvenes para participar en las maras (pandillas) los cuales toman expresiones violentas. En el 2007, El Salvador ganó el primer lugar en cantidad de muertes en toda América Latina,  y aún se cuenta entre los países más violentos.

La Organización Panamericana de la Salud ha declarado esta situación como una “epidemia”. Las maras están en las zonas de escasos recursos. Sus miembros son violentos, porque han sido primeramente violentados con el abuso físico, sexual, verbal o combinado. Pero sobre todo son víctimas de la violencia más aguda, la violencia de estructuras sociales injustas.

“A mayor exclusión, mayor violencia”, expresó. El abuso  y la exclusión producen una baja autoestima y los jóvenes no pueden manejar una situación de tensión. Claro, esto de ninguna forma justifica sus crímenes (ni se intenta hacer), pero muestra la razón del problema.

El pastor Mario pasó a compartir su experiencia vivida en torno a esto. Hace tiempo atrás, la organización CETI (Centro de Estudios Teológicos Interdisciplinarios)  llegó a capacitar a los pastores del país para la misión integral. La mayoría recibió una formación sobre lo que Jesús esperaba de ellos en medio de tanta violencia. Pero no todos recibieron esta capacitación. Uno de los pastores que no la recibió, fue designado a un área muy conflictiva. Eso provoco que él no entendiera la violencia del lugar. Se encontró con un cementerio clandestino y con decenas de cadáveres.

Sin embargo, uno de los que sí recibió la capacitación, solicitó ir al lugar. Se buscó que tuviera contacto con las maras. Lo que encontró es que esa mara tenía diferentes tipos de conflicto. Conflicto con otra mara, consigo misma, con los vecinos. Pero como si fuera poco, había conflicto entre las iglesias también. No obstante, lo curioso fue que la gente se empezó a preguntar por qué esta otra iglesia tenía contacto con ellos, los mareros,  que eran tan peligrosos.

Las maras están bien organizadas. El líder principal es llamado el no. 1; si muere, el no. 2 toma su lugar. Pero por si hay necesidad, también hay un no. 3. Siempre se mantienen unidos para no revelar el orden de la jerarquía. A mediados de año, el gobierno envió seguridad a la localidad, pero en forma de represión. Ellos no entienden cómo funcionan las maras, por lo que van con violencia hacia ellos. A través de los años, ese método solo ha incrementado la violencia, pero aún no se cambia. Actúan violando la ley, los derechos humanos y acudiendo a la tortura.

En el tiempo de navidad, el pastor se reunió con las maras y sus familias. Con el tiempo, sí revelaron quienes eran los 3 principales y también quien era el 1. Ya habían ganado la confianza de ellos; era el momento de llegar a acuerdos. Los miembros de la mara debían dejar lo que hacían y la iglesia les daría medios para lograr ganarse la vida. Les ofrecieron pan por armas. Asistieron a la iglesia por su propia voluntad. Por parte de la iglesia se abrió una panadería.

Con todo esto, se vieron los efectos. Cesaron las muertes, la gente percibió de forma diferente a las maras. Los hermanos de la iglesia enseñaron a algunos a hacer pan y a realizar otros oficios. Con el tiempo, las familias comenzaron a creer en Jesús y también lo hicieron los miembros de las maras. Sorprendentemente, el líder 3 decidió seguir a Jesús, y semanas después lo hizo el 1. Las familias pudieron trabajar. Hubo menos basura, la iglesia contribuyó a pintar las casas, hubo campañas médicas y de asistencia legal. Transcurrió un año entero sin un solo asesinato. Los niños pudieron salir a jugar a la calle.

Mientras tanto, el gobierno siguió fortaleciendo su método de represión. Ellos se metieron a aplicar lo mismo a la cárcel, lo que complicó las cosas. Provocó que ahora haya poder para cada núcleo de mara en todo el país.

Cuando los más jóvenes vieron que el no. 1 ya no era tan violento, lo mataron. Fue asesinado por  8 jóvenes de entre 12 y 13 años, con un total de aproximadamente 70 cuchilladas. Esto rompió el año de no asesinatos. Este líder antes era muy odiado, ahora era admirado. Asistió muchísima gente a su funeral.  En el mensaje del funeral, el pastor compartió Jn. 1:5 “la luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.”

El hermano Mario terminó su testimonio diciendo: “Les animo a seguir teniendo esperanza, a seguir siendo sal, luz, la ciudad en la colina”.

Conocer esta experiencia  puede traer paz y esperanza. La esperanza de que habrá paz y que se hará la voluntad de Dios en esa comunidad.

¡Que el Señor nos ayude en cada contexto de nuestra labor para Él!

Claudia Rosales de Monzón

Claudia Rosales de Monzón

Claudia Rosales de Monzón

Núcleo FTL Online

Delegada guatemalteca

Anexo:

Algunas sugerencias y/o comentarios que surgieron de la interacción con los asistentes y el pastor Mario Vega.

–          La prevención es un camino mejor que la represión.

–          Los hijos de la comunidad tienen otros modelos para vivir la vida

–          Es importante prever lo que podría pasar.

–          Buscar que la relación con el gobierno sea cordial, comunicándoles el proyecto. En el testimonio, el tener el diálogo permitió que se cesaran las violaciones a los derechos humanos.

–          No depender, pedir ni recibir ayuda, para que sea netamente cristiana y autónoma. También los jóvenes no aceptan la ayuda del estado, pero si de una iglesia. Se trata de ser autónomos.

–          Buscar suplir las cosas que ellos como comunidad no tienen, como los servicios de salud y educación que no llegan por lo peligros.

Buscar proveer oportunidades de trabajo.

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Tweets that mention DIOS CON NOSOTROS: TESTIMONIOS DE ESPERANZA EN AMERICA LATINA « El rincón para tomar un café con Angel y Claudia -- Topsy.com
  2. Jorge Bermúdez
    Oct 25, 2010 @ 02:19:35

    Una duda:
    La organización que mencionó el pastor Mario, CETI ¿no será Centro de Estudios Teológicos Interdisciplinarios, vinculados a la fundación Kairós?

    Gracias por compartir la vivencia del congreso de forma tan pertinente. Me hicieron sentir parte, y también me dejaron contento de saberme representado por herman@s latin@s con capacidad crítica.
    El Padre les bendiga
    Jorge

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 802 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: