Dos Pasos para Volvernos a Dios 4/4


Por Angel Monzón

2. ENFÓCATE EN DIOS (Mat. 22:37, Jn. 21:15-17)

El segundo paso es tan claro como el primero. Debes enfocarte en Dios. Muchos limpian su corazón pero no se enfocan en Dios, por ello vuelven al pecado.

Mateo 22:37 dice: Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

Este pasaje es claro.  En el v. 34, los fariseos se juntan y un intérprete de la ley pregunta, “por tentarle” (v. 36), “¿Cual es el gran mandamiento en la ley?” Y, es aquí donde Jesús resume toda la ley en dos mandamientos.

El primero de ellos es que debemos amar a Dios.  Jesús ha dicho que debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente. En la vida hay muchas cosas que amar. Hay novias, esposas, novios, esposos, trabajos, casas, iglesias, ministerios, entre otros. Además, hay personas necesitadas, amigos, padres y un sin fin de cosas para brindarles amor. Pero, recuerda que se te dio un corazón para que ames a Dios por sobre todas las cosas, antes que a nadie.

Hace poco leí, de los escritos de Dante Gebel, una pequeña historia fascinante:

El cuidador de un faro que trabajaba en una costa rocosa recibía aceite una vez al mes para mantener su llama ardiendo. Como vivía cerca de la población, no le faltaban visitantes. Una noche, una mujer necesitaba aceite para mantener a su familia caliente. Otra noche, un padre necesitaba aceite para su lámpara. Otro necesitó aceite para lubricar una rueda.

Todas las peticiones parecían legítimas y el cuidador trataba de suplirlas. Hacia el fin de mes, se le acabó el aceite y el faro se apagó, causando que muchas naves se estrellaran en esa costa.

El hombre recibió la reprensión de sus superiores: “Se te da el aceite por una sola razón”- le dijeron- “Queremos mantener el faro ardiendo”. No podemos suplir las necesidades de todo el mundo. No podemos complacer a todos. Aunque estemos llenos de buenas intenciones, podemos correr el riesgo de perder de vista la razón por la cual se nos confió el aceite.

Tu aceite es el amor. No consientas que un enamorado, una novia o un ministerio se lleve tu aceite. Tu aceite es para Dios. No lo derroches. Enfócate en Él.

Si recuerdas un poco las estadísticas presentadas anteriormente, se puede ver que los jóvenes encuestados podrán decir que aman a Dios, pero sus acciones demuestran lo contrario.

Dios siempre reclama que le demostremos con acciones que le amamos. En Juan 21:15 se encuentra lo siguiente:

Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos.

Ahora, Jesús pide a Pedro que le manifieste el amor que dice tenerle apacentado sus corderos. Este es el estilo de demostración de amor que pide Jesús. Para Él el amor es igual a acción. Jesús pide acción. Pero lo interesante es que al pedirle a Pedro que le demuestre su amor, lo está restaurando.  Con esta solicitud, Jesús restaura a Pedro quien, hace poco, le había negado tres veces.

Dios quiere confrontar tu corazón antes que tus malas acciones. ¿Necesitas ser restaurado en tu relación con Dios? ¿Te has olvidado de Dios últimamente? ¿Vives una vida fingida? ¿Te enfocas en otras cosas y no en Dios? Si necesitas cambiar tu conducta, tus patrones de pensamiento, tus hábitos, debes LIMPIAR TU CORAZÓN Y ENFOCARTE EN DIOS.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Dos Pasos para Volvernos a Dios 3/4 « El rincón para tomar un café con Angel y Claudia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 802 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: