Dos Pasos para Volvernos a Dios 3/4


Por Angel Monzón

1. LIMPIA TU CORAZÓN (Prov. 4:23, Sal. 66:18)

Proverbios 4:23 dice:

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

Este es el primer paso para reencontrase con Dios. Muchas veces se cuidan los ministerios y las finanzas, pero no el corazón. A veces, se puede olvidar el cultivar una sólida relación con Dios, cuidar la vida devocional, guardar el corazón del pecado.  Si esto ha pasado es hora de limpiar el corazón.

Por ejemplo, algunos llevan recuerdos en las billeteras. Las mujeres llevan lo importante en sus carteras.  Algunos llevan en la billetera o cartera capturados los mejores instantes de sus vidas. El corazón es como las billeteras o carteras.  En él se guardan los recuerdos que nos motivan en la vida.  Ahora, el problema es que, a menudo, se guarda lo que se debería botar a la basura y se bota a la basura lo que se debería guardar.

La pregunta clave es ¿qué llevas en la billetera? Llevas pecados no confesados, malas intenciones, venganzas, odio, rencor.  Esto es un gran problema y necesitas limpiar tu corazón. Necesitas confesar tus pecados y limpiar tu corazón. Recuerda el día que conociste a Jesús, recuerda su mano en momentos difíciles, recuerda su sacrificio en la Cruz. Tal vez es tiempo de hacer limpieza general.  ¡Límpiate!

Salmos 66:18 dice:

Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado.

Es necesario que botes toda la iniquidad que hay en tu vida y te abras a una nueva faceta de corazones transparentes con el Señor. ¡Mantente limpio!  No puedes sentirte bien acerca de ti mismo viviendo o tolerando el pecado.  Recuerda que si vives con pecado en tu corazón, tarde o temprano saldrá a la luz quién eres en verdad. No podrás ocultarte por mucho tiempo. Recuerdo que en cierta ocasión el Dr. Lucas Leys contó la siguiente historia:

Una vez, un hombre fue llamado por la gerencia de un Zoológico para que firmara un contrato de confidencialidad extrema para un trabajo de actor profesional. El hombre firmó y se le reveló el trabajo: Debía imitar a un gorila que estaba pronto a morir y que durante muchos años había sido el atractivo de aquel Zoológico.

Un día, el teléfono de aquel actor sonó y al levantarlo se percató que le llamaban del Zoológico. “Debes venir a trabajar mañana” dijo una voz al otro lado del teléfono. El siguiente día, aquel hombre se levantó muy de mañana. Se arregló y se presentó a trabajar al Zoológico. Pronto, aquel actor se convirtió en el gorila falso. Con su inteligencia se ganó la buena voluntad de las personas. “Es muy inteligente, hasta parece que nos entiende el lenguaje” decían las personas frente al gorila falso.

Pronto, el gorila trepaba con facilidad sobre un árbol que había en su jaula. Él se balanceaba muy ágilmente de una rama a otra. Sin embargo, un día se quebró la rama en la que se estaba balanceando y cayendo al suelo se percató que había caído en la jaula del león. El hombre se asusto mucho y al ver que el león empezaba a caminar hacia él, gritó desesperadamente “Auxilio, soy un hombre, sáquenme de aquí”. Cuando el león le escuchó gritar, corrió hacia él y se le tiró encima susurrándole suavemente al oído “Cállate o nos van a descubrir a los dos”. Oh, el león también era falso.

En esta historia había un gorila falso, un león falso y seguramente algunos otros animales también falsos. Esto da como deducción que el zoológico era falso. En nuestro caso es lo mismo. Tenemos una vida falsa y esto siempre sale al descubierto. No podrás encubrir por mucho tiempo que tu vida está llena de pecado.

Recuerda que no solo es el pecado el que destruye al cristiano, ¡es el pecado no confesado! Limpia tu corazón de la basura que alberga.  Ora y lee tu Biblia más a menudo.

Si tu corazón espiritual está afligido, Dios te lo puede sanar.  Te dará un nuevo corazón para que ames a tu prójimo y le puedas amar a Él por sobre todas las cosas. Recuerda, ¡Limpia tu corazón! Este es el primer paso para volver a tener esa relación exclusiva con tu Dios.

Verla cuarta parte y final haciendo click aquí.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Dos Pasos para Volvernos a Dios (2/4) « El rincón para tomar un café con Angel y Claudia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 802 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: