Casimira, casi todo y casi nada


La llamaban Casi cuando casi andaba, y al cumplir los siete Casi fue al colegio, pero la maestra casi no enseñaba.

Pues siendo la Casi una adolescente, casi niña, casi dama, encontró a un mozuelo a quien Casi amaba.

Pero un día el muchacho, casi sin mirarla dejó a la Casi, casi destrozada.

Y se fue a un convento la buena de Casi queriendo ser santa, y casi fue monja…

Pero un día enterada de que el chico moría, se volvió a su casa y cuidó del chico como de casada.

Y el chico murió casi sin besarla, y Casi fue viuda, al menos en su alma.

Hoy Casi, cansada de su vida extraña, casi ni se peina, y desenfadada, cuenta de algún modo que fue casi todo,sin ser casi nada.

Rodolfo Loyola

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 802 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: