DECLARACIÓN EVANGÉLICA DE LA DELEGACIÓN GUATEMALTECA AL CONGRESO LAUSANA III


Lausana

Este documento reúne, en una breve consulta, el análisis de varios profesionales, teólogos, maestros y pastores sobre la situación actual de la Iglesia Evangélica de Guatemala. Claudia, en su calidad de Asistente de la Coordinación del Comité de Lausana, trabajó arduamente en la publicación de esta declaración. Por otro lado, se agradece a Compassion Guatemala por el apoyo en la publicación de la declaración.

Para ver y descargar el Pdf de la revista haz clic aquí.

DECLARACIÓN DE LA DELEGACIÓN GUATEMALTECA AL CONGRESO LAUSANA III

Guatemala, Junio de 2010

PRESENTACIÓN

Este documento fue elaborado por los delegados guatemaltecos que asistirán al Congreso Lausana III que se celebrará en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en el mes de octubre de 2010. El congreso reunirá líderes de misiones y de la Iglesia de todas partes del mundo para reflexionar sobre los retos y las oportunidades que la Iglesia enfrenta en cuanto a la evangelización mundial.

El documento contiene un breve autoanálisis de la Iglesia Evangélica de Guatemala y sugiere líneas importantes de trabajo para realizar su misión dentro y fuera de las fronteras nacionales. Cada uno de los temas puede ser ampliado a futuro para un análisis más profundo. El propósito de estas páginas es abrir una sana discusión dentro del mundo evangélico guatemalteco que conduzca a acciones que beneficien a la Iglesia y la sociedad en general.

Quienes suscriben el documento provienen de diferentes trasfondos denominacionales, comprometidos en diversas actividades: pastores, empresarios, teólogos, profesionales de diferentes disciplinas, dirigentes de organizaciones no gubernamentales, dirigentes de centros de capacitación del liderazgo evangélico y otros.

Guatemala, Junio de 2010.

INDICE

1. INTRODUCCIÓN

2. ACERCAMIENTO AL CONTEXTO DE LA IGLESIA EVANGÉLICA DE GUATEMALA

3. ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LA IGLESIA EVANGÉLICA DE GUATEMALA

3.1 Fortalezas

3.2 Oportunidades

3.3 Debilidades

3.4 Amenazas

4. NUESTRA CONFESIÓN Y ARREPENTIMIENTO

5. LINEAS DE TRABAJO FUNDAMENTALES PARA EL DESARROLLO DE LA MISIÓN Y EL FUTURO DE LA IGLESIA EVANGÉLICA DE GUATEMALA

6. INVITACIÓN

7. NUESTRA ORACIÓN

DECLARACIÓN DE LA DELEGACIÓN GUATEMALTECA AL CONGRESO LAUSANA III

Toda la iglesia con todo el evangelio a todos los seres humanos en todo el mundo

1.      INTRODUCCIÓN

Desde finales del año 2007 se inició en Guatemala un proceso por vincular al liderazgo nacional con el contenido del Pacto de Lausana y el movimiento misionero mundial adherido a este Pacto. Para tal fin se propusieron los siguientes objetivos

  1. Preparar la delegación nacional  para una  participación  significativa antes y después del congreso.
  2. Generar propuestas para el desarrollo  de una evangelización integral en y desde Guatemala.
  3. Asumir un compromiso compartido entre las entidades participantes en la coordinación del proceso local-nacional Lausana III y las entidades  representadas en los delegados nacionales para el avance de la misión nacional y mundial.

2.      ACERCAMIENTO AL CONTEXTO DE LA IGLESIA EVANGÉLICA DE GUATEMALA

Guatemala es un país multiétnico y multicultural en el que se habla el español, como lengua franca, el garifuna, el xinca y veintiún idiomas con raíces mayas.

La herencia multicultural se evidencia en la diversidad de valores, de espiritualidad, de instituciones sociales y de estilos de vida. La llegada de los españoles establece una nueva forma de religiosidad; el catolicismo romano llega a ser la nueva espiritualidad. De la mano con la corona española, se implantó en la vida personal, social, religiosa, política y económica, formas de dominación injusta para sus habitantes.

A finales del siglo XIX llega a Guatemala el cristianismo protestante procedente de tierras norteamericanas bajo el auspicio del gobierno de Justo Rufino Barrios. Sectores identificados con las ideas del liberalismo ven con buenos ojos el protestantismo por su vinculación con los ideales de la modernidad y el capitalismo de la época. Por otro lado, el protestantismo fue considerado un factor clave para romper la hegemonía católica establecida desde el dominio español.

Desde la perspectiva evangélica la llegada del Evangelio de las Buenas Nuevas a estas tierras de la marimba, la chirimía y el son, es resultado innegable de la soberanía y del amor de Dios.

Celebramos el crecimiento y testimonio que la Iglesia ha desarrollado en su centenaria historia de presencia en la sociedad guatemalteca. Según la Alianza Evangélica en la actualidad hay más de 22,000 Iglesias en todo el país. En este contexto, es justo reconocer el amor y trabajo pionero realizado por los misioneros que trajeron las Buenas Nuevas de Jesucristo.

La iglesia evangélica guatemalteca es multiforme y compleja en cuanto a su expresión denominacional. Sin embargo, su identidad está en estrecha relación con su origen bíblico, con su naturaleza como Iglesia, con su llamado y propósito de existencia y con su responsabilidad misionera en el Mundo.

En la actualidad la iglesia enfrenta desafíos y amenazas como la relativización de la verdad, la seducción de los medios de comunicación, la despersonalización del ser humano, formas y modelos que enfatizan lo cosmético y lo instantáneo. Además al interior mismo de las comunidades eclesiales, se evidencia  niveles de pobreza en la formación bíblica, poco compromiso con la misión integral, prácticas superficiales del evangelio, débil sentido de pertenencia de las personas con las congregaciones, deficiente cooperación entre las iglesias locales, y ciertos grados de discriminación. El crecimiento numérico de la iglesia evangélica, no siempre refleja las demandas del evangelio en la vida de los cristianos, ni ha alcanzado el impacto debido en las estructuras sociales del país.

Ante estas amenazas se presenta el gran desafío de mantener nuestra identidad, naturaleza y distintivos cristianos bíblicos. Necesitamos renovar nuestra vocación misionera, impulsar la misión integral de la iglesia, y demandar una vida de santidad y vivencia de los valores del reino de Dios. Reafirmamos aquí el carácter universal de la Iglesia, la cual debe encarnar en cada contexto su misión reconciliadora, sanadora y restauradora.

3.      ALGUNAS CARACTERISTICAS DE LA IGLESIA EVANGÉLICA DE GUATEMALA

3.1      Fortalezas

  • Una iglesia con trayectoria histórica. La iglesia evangélica en Guatemala se estableció en el país a partir de 1882. Desde ese entonces se ha extendido por medio de las iglesias históricas, pentecostales, y de carácter independiente tales como las neopentecostales.
  • Instituciones y programas teológicos. Desde comienzos del siglo XX se establecieron entidades de capacitación vinculados especialmente a iglesias históricas. Luego se agregaron las pentecostales y neopentecostales. De forma paralela se establecieron programas y entidades para-eclesiales nacionales y del extranjero que ofrecen diversos eventos de capacitación.
  • Pluralidad denominacional. La diversidad de iglesias,  denominaciones y asociaciones de iglesias forman parte de la expansión del evangelio en el país. Sin embargo la unidad respecto al entendimiento y práctica de la misión integral es  todavía débil. En este punto es necesario promover el diálogo intereclesial e interdenominacional.
  • Apertura al trabajo interdenominacional. El trabajo entre las denominaciones se incrementó a mediados del siglo pasado. En la actualidad se observa una serie de intercambios de ministerios que favorece la unidad y cooperación misionera. Sin embargo, se necesita fortalecer los lazos de unidad e intercambio de recursos que permitan un impacto mayor del evangelio dentro de las iglesias y la sociedad guatemalteca.
  • Liderazgo plural. La existencia de diferentes denominaciones evangélicas trajo consigo diversidad de liderazgos. Ésta, ha sido positiva para el impulso de la labor misionera y, a la vez, es un desafío para unir ideas y esfuerzos  para el desarrollo de la misión integral.
  • Un movimiento misionero creciente. En general, la iglesia evangélica ha tenido un espíritu evangelista. Las iglesias pentecostales han sido punta de lanza en la evangelización y plantación de nuevas iglesias. En la actualidad las iglesias neopentecostales se multiplican en los centros urbanos. Esta proliferación de iglesias necesita ser evaluado de acuerdo a los parámetros de lo que significa ser comunidad del Reino de Dios.
  • La música en la iglesia evangélica. La buena tradición musical de los evangélicos, las nuevas formas de adoración y la disponibilidad de recursos tecnológicos  han contribuido al surgimiento de músicos y compositores dentro de la iglesia. Sin embargo es esencial evaluar el contenido de los cantos, que tengan una base teológica sólida y se contextualicen en la realidad guatemalteca.
  • Recursos económicos. Damos gracias a Dios porque la mayoría de iglesias son autosostenibles para llevar a cabo su misión. Pero existen todavía denominaciones y entidades cristianas que reciben apoyo del extranjero. Este apoyo, en algunos casos, condiciona el uso de recursos y programas que no siempre se ajustan a la realidad del país.
  • Traducciones de la Bíblia a idiomas vernáculos. Un aporte importante de la iglesia evangélica a las comunidades indígenas es la traducción de la Biblia. Este trabajo se inició a mediados del siglo XX. Las primeras traducciones las hicieron misioneros centroamericanos y presbiterianos. El Instituto Lingüístico de Verano (Wycliffe) hizo lo suyo en este campo. Recientemente la Sociedad Bíblica ha publicado 9 Biblias completas y 7 Nuevos Testamentos, entre las que se cuenta los idiomas q´anj´obal, mam, k´iche, chuj, kaqchikel, q’eqchi´ y poqomchi´. Todos ellos aportaron a favor del desarrollo educativo del país.
  • Profesionales evangélicos en diversos campos del saber. Las iglesias evangélicas cuentan hoy con un buen porcentaje de profesionales universitarios. Su presencia es notable en diferentes campos del quehacer social, económico, político, cultural y religioso del país. La existencia de universidades de trasfondo protestante es una muestra de esa presencia en la sociedad. Éstas tienen la oportunidad de aportar a favor de la educación superior y constituyen un espacio clave para alcanzar a los profesionales con el Evangelio.
  • Recursos de comunicación (radio, TV, cable, periódicos, internet). Los medios de comunicación han sido claves para la difusión del evangelio. Aunque la mayoría de medios son sostenidos y dirigidos por iglesias nacionales una buena parte de su programación depende del extranjero y no siempre responde a los retos y necesidades del contexto guatemalteco.
  • Presencia en todos los sectores sociales del país. En los comienzos, el protestantismo se situó entre la población pobre y algunos sectores de clase media baja. En la actualidad los evangélicos han alcanzado a sectores de la clase media y de la clase alta. Hay que subrayar que un buen porcentaje de iglesias se sitúa en el área rural y entre comunidades indígenas.
  • Participación de los laicos. La presencia del laicado ha sido clave en el desarrollo de la misión de las iglesias. En la actualidad se observa un mayor auge a cuanto a su involucramiento en el desarrollo de la misión y en entidades de servicio cristiano. A la vez se observa que este potencial humano no siempre posee la formación bíblica y ministerial adecuada.

3.2    Oportunidades

  • Misiones transculturales. La visión y acción misionera transcultural ha crecido entre las iglesias guatemaltecas en los últimos 20 años. El Espíritu Santo está levantando misioneros para plantar nuevas iglesias en otros continentes, enviados, sostenidos y acompañados localmente. Cada vez más misioneros de América Latina toman conciencia de la misión integral y la asumen como parte de su visión y acción misionera y, con las restricciones del caso, tienen mayor oportunidad de entrar a países reacios al evangelio.
  • Presencia en esferas de poder. Se observa dentro de las iglesias evangélicas un aumento de profesionales que tienen acceso a diversas esferas de poder a nivel económico, político y social, en sectores públicos y privados. Lamentablemente, quienes han ocupado puestos en la administración pública no siempre lo han hecho de acuerdo a las demandas del evangelio, ni a las expectativas y necesidades de los guatemaltecos. Hace falta ver la contribución e impacto de los cristianos en las estructuras sociales a favor de la transformación integral del país.
  • La iglesia como comunidad del reino en un contexto de desesperanza. En la sociedad guatemalteca predomina cierto espíritu de escepticismo, pasividad y desencanto ante todo lo institucional. La mayoría de partidos políticos que ha gobernado el país ha incumplido sus promesas electorales y ha abusado de la poca credibilidad de los guatemaltecos. Ante esta crítica situación la iglesia evangélica enfrenta el desafío de ser comunidad del Reino de Dios, que vive y promueve sus valores y que anuncia a Jesucristo como la única esperanza.
  • Libertad de culto. Este derecho constitucional ha permitido a la iglesia dar testimonio del evangelio en todos los sectores y espacios del territorio guatemalteco. La existencia de templos, canales de televisión, colegios, entidades de servicio, y emisoras evangélicas son una muestra de la libertad que los evangélicos tienen en la sociedad guatemalteca. Es importante evaluar cómo la iglesia evangélica ha ejercido este derecho a la luz de los valores y ética del Reino de Dios.
  • Discipulado cristiano. Los cristianos enfrentan el desafío de vivir  conforme a las demandas del evangelio. Con tristeza se reconoce que personas que se denominan cristianas no viven de acuerdo a los valores del Reino de Dios. Es imperativo que las iglesias formen discípulos que imiten a Jesucristo  como modelo de vida y misión cristiana.
  • Diversidad denominacional de la delegación al Congreso de Lausana III. Los miembros de la delegación de Guatemala pertenecen a diversos trasfondos eclesiales. Esta diversidad es una oportunidad para el ejercicio de la unidad en Cristo a fin de que contribuya a un mejor desarrollo de nuestra misión a través del conocimiento y respeto mutuo, el intercambio de información y capacitación, y por medio del testimonio unido ante la sociedad.
  • Transición generacional. La iglesia debe comprender la responsabilidad de preparar a la nueva generación para asumir la responsabilidad de liderar el cuerpo de Cristo  y darle continuidad a  la predicación del Evangelio del Reino.  Esto implica entender que debe hacerse la transición en forma paulatina, preparar a las nuevas generaciones y abrir espacios para su desarrollo integral y, luego, tomen el liderazgo.

3.3    Debilidades

  • Movimientos y énfasis teológicos contemporáneos. En algunos círculos del mundo cristiano se observan ciertas reducciones y distorsiones de verdades fundamentales del evangelio como la salvación, la justificación y la santificación. Por otro lado, algunos pastores y sus congregaciones dan a la experiencia y ciertos liderazgos una autoridad y lealtad que sólo las Sagradas Escrituras merecen.
  • Escasa preparación académica de pastores. Un buen porcentaje de pastores no posee formación teológica y académica suficiente para desarrollar un liderazgo acorde a las necesidades de su feligresía y retos de la misión en el mundo actual. Ante este hecho es urgente que los pastores comprendan la importancia de formarse continuamente para liderar y pastorear de manera apropiada a sus iglesias.  A la vez las iglesias deben apoyar, en la medida de sus posibilidades, la formación de sus pastores.
  • Teología de la prosperidad. En la actualidad hay iglesias que enfatizan la prosperidad esencialmente en términos de riqueza y salud material como signos de la bendición de Dios. Se han distorsionado promesas establecidas en las Sagradas Escrituras relacionadas con las ofrendas y los diezmos, que desvirtúan la gracia de Dios. Es urgente que se distinga el evangelio del Nuevo Testamento de esas formas de predicación y se enfatice su carácter liberador y transformador, no manipulador.  Su eficacia no se basa en medios humanos o financieros sino en el poder de Dios.  Los movimientos de prosperidad deben ser confrontados con la predicación bíblica y la verdad del Evangelio. A la vez, los cristianos deben desarrollar una teología que promueva el bienestar y desarrollo integral del ser humano acorde a los valores y la ética del Reino de Dios.

3.4    Amenazas

  • Sincretismo. La diversidad de creencias religiosas y culturales es un escenario que posibilita la adopción de ideas ajenas al evangelio. Por lo cual es necesario afirmar la identidad cristiana que se sustenta en las Escrituras como autoridad final de fe, teología y conducta.
  • Globalización. El movimiento de la globalización exige que la iglesia puntualice aquellos valores cristianos que no son negociables y que la vez le de identidad en medio de la diversidad.  La afirmación de su identidad se hace necesaria si no quiere ser absorbida por la religiosidad sin compromiso moral que la posmodernidad arroja sobre la sociedad. A la vez, los cristianos deben sacar ventaja del mundo global de manera ética y racional para la extensión del Evangelio. 
  • Postmodernidad. Una de las características de la postmodernidad es la negación de verdades absolutas, subraya la subjetividad como criterio de verdad. Ante tal amenaza la iglesia deberá enfatizar la autoridad de las Escrituras, la singularidad y universalidad de Jesucristo. Por otro lado, los cristianos deben evaluar la forma en que integran la fe racional con la experiencia de la fe cristiana. De acuerdo al apóstol Pablo hay que examinarlo todo y retener lo bueno.
  • Grupos alternativos (maras o pandillas juveniles) En Guatemala y otras partes del mundo proliferan grupos de jóvenes que ofrecen ser alternativa de aceptación, de sentido de pertenencia y de identidad. Estas son necesidades esenciales de todo ser humano especialmente de la juventud. La iglesia cristiana, como familia de Dios, debe llenar estas necesidades a fin de evitar el involucramiento de más jóvenes en dichos grupos. Es fundamental que la iglesia sea expresión viva y concreta de lo que significa ser comunidad del Reino de Dios en la cual tengan cabida todos los grupos humanos sin distingo de etnia, cultura, género, condición social, política y económica.
  • Secularización e iglesia. La secularización es un movimiento que tiene su base en la autosuficiencia y la autonomía del ser humano. Por lo mismo rechaza la religión cualquiera que esta sea. Se manifiesta en la separación entre iglesia y el Estado, entre la fe y la ciencia, entre la política y la moral y en otros ámbitos. Ante la tendencia de enfatizar la autonomía del ser humano respecto a Dios, la iglesia tiene que subrayar el señorío de Cristo sobre todas las cosas y enfatizar la integralidad del ser humano. Por otro lado la iglesia debe cuidar que los avances de la ciencia y de la tecnología se conviertan en camisas de fuerza que moldeen su teología y quehacer misionero. Por eso hay que examinar la teología, la liturgia, la diaconía, para que esta responda siempre a los principios rectores de la Palabra de Dios.
  • Narcoactividad. Las drogas siguen siendo respuestas que terminan siendo un espejismo.  Mientras la iglesia no presente el evangelio integral el ser humano buscara los escapismos a su realidad. La narcoactividad debe ser combatida y rechazada por los cristianos con la predicación de la Palabra, una vida integra, honesta, de trabajo digno y de servicio a la sociedad siendo parte del motor productivo. La avaricia y el consumismo deben ser denunciados como pecados que pueden inducir, especialmente a los jóvenes, a buscar una manera fácil de enriquecimiento.

4.      NUESTRA CONFESION Y ARREPENTIMIENTO

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi Nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mi ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre. (2º Libro de Crónicas 7:14-16)

5.      LINEAS DE TRABAJO FUNDAMENTALES PARA EL DESARROLLO DE LA MISIÓN Y EL FUTURO DE LA IGLESIA EVANGÉLICA DE GUATEMALA

Los delegados de Guatemala al Congreso Lausana III  consideramos que las líneas de trabajo que se enumeran a continuación son importantes para desarrollar la misión de la Iglesia y para su futuro. Por lo mismo, animamos a las iglesias, a las organizaciones e instituciones cristianas, al liderazgo de la Iglesia y a todos los cristianos a involucrarse en tales líneas de trabajo:

  1. Promover acciones para definir la misión de la iglesia ante Dios, ante sí misma y ante el mundo desde una perspectiva bíblica.
  2. Propiciar la unidad de la iglesia alrededor de la misión dentro de la diversidad de expresiones del cuerpo de Cristo en Guatemala.
  3. Reafirmar nuestra identidad como “pueblo de Dios” a través de la obediencia de la Palabra como verdaderos discípulos.
  4. Contribuir con la trasformación integral del país
  5. Promover la instrucción bíblica de la iglesia y su compromiso con el Reino de Dios.
  6. Promover la enseñanza bíblica sobre la familia para corregir y evitar las disfunciones a las que está expuesta.
  7. Desafiar a la iglesia nacional para la formación de liderazgo integral.
  8. Tener una vida íntegra en la sociedad contemporánea siendo “sal y luz”.
  9. Contribuir con el liderazgo evangélico a redefinir el significado de iglesia a fin expresar el ser comunidad del Reino de Dios.

10.  Promover en la iglesia guatemalteca, la visión, pasión y proyectos de evangelización local, nacional e internacional.

6.      INVITACIÓN

Los delegados guatemaltecos al Congreso Internacional de Evangelización Mundial “Lausana III” invitamos y motivamos al liderazgo de la Iglesia Evangélica de Guatemala a leer el Pacto de Lausana y luego compartir su contenido con los miembros de sus congregaciones. Su lectura contribuirá en gran manera a un mejor entendimiento de la naturaleza y propósito misionero de ser y hacer discípulos en todas las naciones.

7.      NUESTRA ORACION

Invocamos la presencia, el poder y la dirección del Dios Trino, Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo para llevar a cabo la misión de la Iglesia dentro y fuera de nuestras fronteras nacionales.

Nos unimos a la oración de los delegados de más de 150 países que en 1974 asumieron el compromiso de que en la tierra se escuchara la voz de Dios y que Su nombre sea glorificado.

Por tanto, teniendo en cuenta nuestra realidad actual, hacemos pública nuestra Declaración Evangélica y compromiso solemne con Dios y con nuestros hermanos, de orar, planear y trabajar juntos para que “toda la iglesia, proclame todo el Evangelio, a todos los seres humanos en todo el mundo”. Y hacemos un llamado a cuantos quieran unirse a esta declaración de misión.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 802 seguidores

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 802 seguidores

%d personas les gusta esto: